INTRODUCCIÓN A LA PELUQUERÍA

 

Generalidades

Secado Empaquetado Corte mixto
Materiales Secado del cachorro Mantenimiento Cabeza de orejas erguidas
Previo al baño Cepillado Grooming del YorkShire Cabeza orejas agachadas
Baño Hidratantes en seco y aceitado Recorte de perfiles Arreglo del cachorro sin bañarlo
Baño del cachorro YorkShire de Exposición Corte con Recalce Inicio

 

Generalidades 

Requerimientos de arreglo de la raza
Moderado - alto
Cada cuánto llevarlo a la peluquería profesional
4 a 8 semanas
Coste del arreglo de mantenimiento en la peluquería
Medio - alto
Cada cuánto darle mantenimiento en casa
3 veces por semana
Necesidades de arreglo aún sin ir a exposiciones
Siempre

 

Nuestros YorkShire Terrier son especiales, para tener nuestra mascota en condiciones debemos tener en cuenta sus características y así mantenerlo de acuerdo a los estándares de la raza. 

Debemos tener en cuenta que para llevar a cabo un buen arreglo se precisan instrumentos y materiales específicos, muchos de ellos desarrollados por expertos para sus fines concretos.

Los Yorkshire Terrier requieren de arreglo regular para evitar que se enrede su pelaje que es fino, brillante, suave y sedoso, y deberá ser largo por todo el cuerpo.

Como muchas otras razas de pelo largo, si no se cepillan adecuadamente, el pelo de muda puede quedarse junto con el bajo pelo que con el tiempo y la humedad se apelmaza y enreda. Estos nudos echan a perder la belleza de la capa del ejemplar además de causarle incomodidad y en un futuro, problemas de la piel.

Los pelajes suaves tienden a enredarse más fácilmente especialmente si son espesos, lo mismo sucede con el pelo sucio.

Materiales

Cepillo o carda (en cualquier caso suave), papel de seda, aceite de visón (o de yoyoba, lanolina, etc.), peine metálico, tijeras de entresacar y planas.

Previo al baño

Cortar las uñas, el pelo que crece en el interior de las palmas, alrededor del ano y el pelo del tercio superior de las orejas, tanto por dentro como por fuera. 

Es conveniente limpiar los lagrimales y eliminar el pelo sobrante del interior de las orejas.

El pelo de muda y los nudos se deben eliminar antes del baño. 

Baño del cachorro

Si nuestro cachorro ya ha superado la etapa de vacunación (sobre los 4 meses), podemos bañarlo sin ningún problema. Para ello lo pondremos dentro de la bañera o fregadero (donde mas cómodo nos resulte), y siempre hablándole con suavidad, le iremos mojando todo el cuerpo con agua templada. A continuación le enjabonaremos usando un champú adecuado para su piel y enjuagaremos muy bien. Le aplicamos una crema acondicionadora y volveremos a enjuagar todo  el cuerpo. Dejaremos la cabeza para el final, y tendremos la precaución de heberle puesto antes unas bolitas de algodón en los oídos, para que no le entre agua. Una vez bien aclarado, lo envolveremos en una toalla y lo secaremos con suavidad.  

Baño

Es imprescindible si queremos conseguir un manto lustroso, brillante y con buena longitud.

Para el baño taparemos los oídos con algodón.

El champú, preferiblemente de PH neutro, con proteínas y suavizante, lo aplicaremos de forma suave, sin enredar el pelo para mantener la textura sedosa del pelaje.

Permitiremos que el champú disuelva toda la grasa y suciedad y aclararemos meticulosamente.

Posteriormente aplicaremos el acondicionador o la crema suavizante, lo dejaremos actuar y enjuagaremos con la misma atención que con el champú.

Con una toalla eliminaremos el exceso de humedad, es muy importante que no se frote el pelo para evitar la formación de nudos.

 

Secado del cachorro

Ahora le toca el turno al secador, la parte que más detestan los cachorros, ya que el ruido les pone muy nerviosos. Colocaremos al perro encima de una mesa, con una alfombrilla antideslizante debajo de él, y sosteniéndolo con una mano, le aplicaremos el aire del secador con la otra, con cuidado de no quemarle con el calor del aire. Le iremos cepillando al mismo tiempo para que el pelo quede suelto y desenredado. Una vez seco, le haremos la raya central del cuerpo, le pondremos su moñito (kiki) y si queremos le podemos aplicar una ligera pasada con un spray que de lustre y brillo a su pelo.

Secado

La forma en que sea bañado y secado serán determinantes para el posterior arreglo del perro. 

El secado del pelo lo haremos con el secador de mano, que arroje aire con una buena fuerza y una temperatura moderada, ya que, al igual que el cabello humano, se puede estropear. Enfocaremos el aire en la dirección del crecimiento del pelo y cepillaremos a la vez que secamos.

Preferiblemente debemos empezar por los pies y terminar por la cabeza, sin pasar de una zona a otra hasta que esté completamente seca. Tener en cuenta esto es muy importante ya que el pelo húmedo tiende a ondularse y se anuda con mayor facilidad.

Cepillado

Para nuestros Yorkies es muy importante el cepillado, por lo cual debemos acostumbrarlo desde cachorro. Por ello, no se debe descuidar, dado que la especial textura del pelo en esta raza hace que se enrede muy fácilmente. El cepillado, bien con la carda o con el cepillo, siempre debe hacerse en la dirección que crece el pelo. Con el peine se comprueba que no haya ningún nudo y se coloca el pelo. Hay zonas especialmente conflictivas: la parte inferior del pecho, el estómago, las patas y las axilas, de modo que se deben vigilar más de cerca. Para recoger el pelo de la cabeza y evitar que caiga sobre los ojos se hace un moño; para ello se traza una línea desde el rabillo de los ojos hasta la parte interior de las orejas, de modo que se forme un mechón sobre el cráneo, éste se puede recoger con infinidad de métodos, una gomita (deben ser de látex para no estropear el pelo), un lacito o un envoltorio en caso de que el perro vaya a exposiciones. El cepillado en un ejemplar de compañía debe hacerse al menos tres días por semana. Para evitar la electricidad estática, pulverizaremos con agua destilada o algún spray con acondicionador.

Recordad que usando un cepillo de alambre con alfileres flexibles y de buena calidad cepillaremos por capas, comenzando en los pies y manos, brazos y piernas hasta llegar al abdomen, siempre trabajando hacia arriba hasta el centro de la línea dorsal; haciéndolo de esta manera su perro perderá menos pelo, ya que la mayor cantidad de nudos se alojan en las partes bajas. 

También puede ayudarse de sus dedos para desenredar. No tire del pelo y al cepillar aleje el cepillo de las puntas para no romperlas. Ponga especial atención en las partes internas de las piernas, en el cuello y orejas. Use un peine si es necesario.

No cepille un pelaje en seco ya que la electricidad estática incrementa el rompimiento del pelo. Humedezca el pelo . Los nudos se desharán más fácilmente.

Hidratantes en seco y aceitado

Existen acondicionadores para aplicar al pelo seco que contienen aceites y silicona para establecer una capa protectora que impida que el pelo se abra y se parta.

Otra opción son los aceites, especialmente los de origen animal (visón, marta), etc. Si se aplican con el único fin de tener bien protegido el pelo y evitar que se seque, hay que dirigirlo hacia las puntas y evitar, en la medida de lo posible, el contacto con la piel ya que pueden ocasionar dermatitis por obstrucción de los poros.

Yorkshire de exposición 

Empaquetado

Éste se lleva a cabo por mechones aceitados envueltos en papel de seda y sujetos con una gomita. Como su fin primordial es proteger al pelo del desgaste y la suciedad, sería inútil si el pelo no se envolviera, ya que el aceite provocaría una mayor suciedad y entorpecería el cepillado. El empaquetado suele empezar a hacerse alrededor de los diez meses de edad, aunque varía en función de la cantidad de pelo a recoger. Los bigudíes suelen colocarse uno en el flequillo, uno en la mandíbula, dos en cada mejilla, dos en los bigotes, cinco a cada lado del cuerpo, uno en la parte superior del pecho, uno en la parte inferior del pecho, dos en cada pata y uno en el rabo. Al principio el perro se siente un tanto incómodo pero con el tiempo se acostumbra. 

Mantenimiento

Dado el número total de envoltorios y que todos los días deben ser desenvueltos para cepillar y cambiar el papel para que el pelo se oxigene, esta labor requiere mucha dedicación.

Grooming del YorkShire

Si su YorkShire no es para exposición y usted no quiere hacerse cargo de su cuidado se sugiere hacerle un corte para mascota, lo que hará más sencillo el mantenimiento.  Recuerde que el éxito para tener un perro con un espectacular pelaje requiere por su parte de un cepillado y peinado regular entre las citas a la peluquería.

Recorte de perfiles

Se puede trabajar con tijera de entresacar reduciendo la longitud del manto pero procurando dejar unos 2 dedos de largo, medidos en la zona del esternón. De no hacerse así quedaría al descubierto la parte ventral del abdomen. Posteriormente se descargan las patas delanteras igualando la cantidad de pelo con el resto del cuerpo. En las patas traseras se realiza lo mismo pero dándole forma de jamoncito.

Corte con recalce

Otra forma de trabajo, más adecuada para el verano, consiste en pasarle la máquina con una cuchilla de 16 mm por todo el cuerpo procurando evitar los pliegues de la piel debido a su gran elasticidad (parecida a la de un gato).

Los perfiles y patas se acabarán a tijera recta o de esculpir.

Corte mixto

Emula la longitud y distribución del manto de los Yorkshires cachorros. Se corta el lomo y cuello con un recalce largo (12 a 16 mm). Se deja el faldón y las patas a una longitud de unos 2/3 cm. Se perfila con tijeras de esculpir y se disimula la zona de corte muy bien (blending, navaja, etc.) para que el manto quede lo más natural y uniforme posible.

Cabeza de orejas erguidas

La cabeza se puede retocar desde el hocico hasta el inicio de la oreja, dándole un poco de forma en redondo. Las orejas se afeitan en la punta respetando los típicos penachos laterales. El flequillo se peina hacia delante, cortándolo para dejar los ojos descubiertos, o bien se deja una longitud variable (a gusto del cliente) que se recogerá en un solo moño, entre las dos orejas.

Cabeza orejas agachadas

Se procurará acomodar la longitud de la barba al del pelo de las orejas. Este tipo de "YorkShire" están mejor con los ojos despejados, para ello echaremos el flequillo por encima de los mismos y cortaremos dejando una pequeña visera. Se rebajará también del entrecejo y caño nasal.

Arreglo del cachorro sin bañarlo

Primero le limpiaremos los lagrimales con un algodón humedecido en agua y manzanilla, o en una loción ocular adecuada.  

Luego examinaremos los oídos, si están sucios le pondremos unas gotas específicas para la limpieza de oídos y le pasaremos un algodón con suavidad.  

Es importante no introducirle bastoncitos para los oídos, porque podríamos dañarle el tímpano.

Si observamos que los oídos huelen mal o están supurando, será necesaria una revisión veterinaria para que le pongan al cachorro el tratamiento adecuado. También observaremos si se rasca las orejas y sacude mucho la cabeza, pues podría tener ácaros en los oídos, los cuales eliminaremos con unas gotas medicinales que nos recetará nuestro veterinario.

Para el acicalamiento del cuerpo, cogeremos al cachorro con suavidad y lo colocaremos sobre nuestro regazo boca arriba, mientras le hablamos tranquilizándolo. Le aplicaremos un ligero spray acondicionador y le cepillaremos la zona del pecho con un cepillo de púas forradas, con las puntas matadas. Si hay nudos, le pasaremos un peine fino con cuidado de no tirarle demasiado. 

Luego le damos la vuelta, le humedecemos el pelo con el mismo spray y le cepillamos todo el cuerpo, repitiendo la operación del peine si fuera necesario. La cabeza se la peinaremos con el mismo peine, teniendo cuidado con los ojos. Si tiene pelo suficiente en la cabeza, le cogeremos un moñito con una banda elástica, y si lo queremos más guapo, le podemos poner un lacito. 

Dos puntos a tener en cuenta: la zona anal deberá tenerla siempre con el pelo bien recortado, para evitar que las heces se le queden adheridas. También tendremos las puntas de las orejas bien afeitadas para ayudarle a levantarlas si aún no las tiene erectas. Esta práctica se mantendrá durante toda su vida. Con esto tendremos bien arreglado a nuestro cachorro.